Carmen Negrín: “La Fundación debe ser un lugar donde continúen vivos los sueños de la República”

Last update on March 30, 2015.

Carmen Negrín: “La Fundación debe ser un lugar donde continúen vivos los sueños de la República”

La presidenta de honor de la Fundación Juan Negrín y nieta de Juan Negrín López, Carmen Negrín Fetter, ha apostado este martes  porque la sede de la institución se convierta en un lugar donde pervivan los sueños de la República por un mundo mejor.

 La nieta del que fuera jefe de gobierno de la República española ha protagonizado  la primera “Entrevista abierta”, un formato de acto público que la FJN quiere celebrar de manera periódica.

 En esta ocasión el periodista Javier Durán, redactor jefe del periódico La Provincia /Diario de Las Palmas, ha sido el encargado de conducir el diálogo que ha girado en torno a distintas facetas de la personalidad del que fuera presidente del consejo de ministros de la República en los últimos años de la guerra civil.

Desde la relación de Negrín y Prieto hasta el interés del primero por la tecnología, pasando por los planes de Carmen Negrín para que una selección de la biblioteca de su abuelo sea depositada en la sede de la FJN en Las Palmas de Gran Canaria, la heredera del médico y político grancanario  cautivó a la audiencia que abarrotó el patio del edificio.

“Me gustaría que la Fundación fuera también un lugar para la memoria de la República, que fue una ilusión en el buen sentido de la palabra, un lugar donde perviviera aquel sueño”, afirmó  en un momento de la charla. Carmen Negrín recordó alguno de los logros de la República en su empeño de “mejorar la vida de las personas”.

 “La gente se olvida que España fue una de los primeros países en tener ministras”, señaló Carmen Negrín que hizo referencia también a las mejoras en educación y sanidad, o en la expedición organizada para salvar los cuadros del Museo del Prado de los bombardeos, de acuerdo “con un nuevo concepto: patrimonio de la humanidad”.

 Carmen Negrín expuso algunos recuerdos de su infancia, etapa en la que convivió con su abuelo, Juan Negrín, y Feli López de Dom Pablo, su segunda mujer.

“De niña percibía que había dolor cuando hablaba de Prieto”, dijo en referencia al desencuentro entre ambos dirigentes socialistas.

Reveló aspectos curiosos de la personalidad del estadista y científico como su interés por la tecnología: “Todo lo nuevo le interesaba, tuvimos una de las primeras máquinas de lavar platos y fíjese que él murió en 1956. Le interesó también porque mejoraba la condición de la mujer”.

La acupuntura, la aviación o la hipnosis también se encontraban en el punto de mira del estadista grancanario. Carmen Negrín habló de la pasión de su abuelo por viajar, que han heredado sus descendientes, y expuso que la selección que se haría de su biblioteca atenderá a todas las facetas de su personalidad.

La biblioteca de Juan Negrín, de grandes proporciones y variedad de temas, es un referente para conocer al personaje.

Carmen Negrín citó la colección de libros sobre Asia, algunos de autores canarios dedicados, otros de los siglo XVI y XVII, de medicina, y curiosidades como la biblioteca de un sindicato anarquista español -entonces ya disuelto-, que el expresidente del gobierno republicano adquirió en una subasta. En este último lote figura un volumen dedicado por Goebbels, el jerarca nazi,  a uno de los miembros de aquella organización sindical.

 La conversación también se detuvo en las vicisitudes del Archivo Negrín, hoy depositado en la sede de la FJN. El periodista planteó varias cuestiones:

 ¿Por qué se lo llevó?

“Mi deducción es que había instrucciones para que cada responsable (del gobierno republicano) se llevara lo que le correspondía, porque esperaban volver a España, ya que estaba por empezar la guerra mundial. Mi abuelo tenía información de que se estaba gastando mucho dinero en armamento en Alemania … España estaría con los aliados. Necesitaban los documentos para reconstruir el Estado a la vuelta”.

(Juan Negrín conservaba contactos en Alemania de sus años de estudiante de Medicina. Su nieta mencionó a  Schacht, que sería ministro de Hacienda de Hitler y más tarde recluido en el campo de concentración de Dachau, acusado de participar en un complot para matar al dictador).

¿Dónde estuvo el archivo durante la ocupación nazi de París?

“En casa de un notario. Hace poco hemos encontrado aquí (en el archivo en Gran Canaria), la factura por lo que cobró, cien mil y tantos francos de la época”.

 ¿Cuándo supo lo que había en su casa?

“Desde niña tuve consciencia de que había algo importante en el sótano de casa y con los años pude dejar de trabajar y dedicarme a defender la imagen de mi abuelo y cómo mejor que con los elementos del archivo”.

 

 

 

Pie de foto: Carmen Negrín y Javier Durán, durante la entrevista, en una foto realizada por Rafael Fotógrafo. 

Next entry

Previous entry

Related entries

Similar entries

Comments

Comments are closed.

Pingbacks

Pingbacks are closed.